Síguenos:
Facebook Twitter You Tube Google Plus
ENCUESTA SATISFACCIÓN PÁGINA WEB

¿Te resulta útil esta página web?

Sólo se permite un voto por usuario.

Acceso Colegiados

xxx

Estudio de la ocupación de los puestos de enfermeras especialistas en Obstetricia y Ginecología (Matronas) según competencias. Situación en la región de Murcia.

ESTUDIO DE LA OCUPACIÓN DE LOS PUESTOS DE ENFERMERAS ESPECIALISTAS EN OBSTETRICIA Y GINECOLOGÍA (MATRONAS) SEGÚN COMPETENCIAS. SITUACIÓN EN LA REGIÓN DE MURCIA.El Colegio ha colaborado en su elaboración, esperamos sea de vuestro interés.

Esta investigación ha sido realizada por la Comisión de Competencias de la Asociación de Matronas de la Región de Murcia (AMRM) constituida en Asamblea en Marzo del 2013 partiendo de la siguiente pregunta: ¿Por qué los puestos de Enfermería Obstétrico-Ginecológica no están ocupados por matronas (Enfermeras Especialistas en Obstetricia y Ginecología)? Para ello hemos realizado este estudio (primera fase para contestar a nuestra pregunta) en el que se desvela la ocupación real de esos puestos de trabajo. El periodo de estudio se ha llevado a cabo de mayo de 2013 a enero de 2014 en el Servicio Murciano de Salud; éste está constituido por 9 Áreas Sanitarias, de las que 6 cuentan con hospital materno-infantil. Antes de la recogida de datos se solicitaron los permisos pertinentes para acceder a los mismos para su posterior análisis. Para la recogida de datos hemos utilizado la relación de puestos descritos para matronas por la Federación de Asociaciones de Matronas de España (Anexo 1).

La investigación se basa en la definición que la Confederación Internacional de Matronas hace sobre las competencias que debemos asumir como profesionales. Somos responsables de aquello en lo que nos hemos formado rindiendo cuentas y trabajando junto a las mujeres durante todo su ciclo vital en materia de salud sexual y reproductiva desde una perspectiva holística. Este concepto está apoyado por el marco legislativo con el que trabajamos, tanto nacional como internacional. Nos referimos al Real Decreto 1837/2008, de 8 de noviembre, por el que se incorporan al ordenamiento jurídico español la Directiva 2005/36/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 7 de septiembre de 2005, y la Directiva 2006/100/CE, del Consejo, de 20 de noviembre de 2006, relativas al reconocimiento de cualificaciones profesionales, así como la Orden SAS/1349/2009, de 6 de mayo, por la que se aprueba y publica el programa formativo de la especialidad de Enfermería Obstétrico-Ginecológica (Matrona)4 y en el que se detallan nuestras competencias profesionales (Anexo 2).

Las competencias son las capacidades para identificar, interpretar, argumentar y resolver problemas del contexto con idoneidad y ética, integrando el saber ser, el saber hacer y el saber conocer. Los cambios socio-políticos han creado una sociedad en la que se ha enfatizado en “el saber”, el conocimiento como herramienta laboral esencial, sin embargo, un profesional no está completo si además de los onocimientos no adquiere las competencias para aplicarlos en la práctica, desarrollarse como persona individual, en comunidad y en grupo, describiéndose en 1994 como “el saber”, “saber hacer”, “saber estar” y “saber ser”. Estos tres últimos componentes es lo que Echeverría engloba en el concepto de “el sabor” en la actividad desarrollada por los profesionales, esencial en la profesión de matrona tal y como define la Conferencia Internacional de Matronas.

Las investigaciones llevadas a cabo sobre la profesión de las matronas ofrecen modelos de asistencia integrales hacia las mujeres y su comunidad durante todo el ciclo vital así como al recién nacido.

La revisión sistemática realizada por Hatem et al., en 2008 destaca que las mujeres incluidas dentro del modelo de cuidados que prestaban las matronas eran menos propensas a hospitalización prenatal, tenían menos probabilidad de sufrir una pérdida fetal antes de las 24 semanas de gestación, menos posibilidad de tener un parto instrumentado y de necesitar la realización de una episiotomía, concluyendo también que sus recién nacidos requerían menor estancia hospitalaria.

En 2012 un ensayo controlado llevado a cabo en el hospital de Melbourne, Australia, demostró que las mujeres asignadas al cuidado continuo prestado por matronas tenían menos riesgos de precisar una cesárea, menor uso de analgesia epidural y sus hijos tenían menos posibilidad de ingresar en cuidados intensivos neonatales.

Paul et al., llevaron a cabo un proyecto de mejora de calidad en el nordeste de Estados Unidos para determinar la satisfacción de los pacientes en la unidad de triaje obstétrico con matronas. Se evaluaron los tiempos de espera, la información recibida, el tiempo dedicado a cada paciente y el tiempo total en la unidad; el estudio reveló una mayor satisfacción por parte de las mujeres, subrayando la disminución de los tiempos que las mujeres están en el hospital y la calidad de la atención prestada. Estos resultados condicen con los obtenidos en el hospital Parc Taulí de Sabadell con la implementación de un sistema de triaje obstétrico de Enfermeras Especialistas en Enfermería Obstétrico-Ginecológica (Matronas). Todo ello repercute en el aspecto económico, así por ejemplo, contamos con los resultados del análisis de evaluación económica realizado por el departamento de Obstetricia y Ginecología del hospital Trust de Noruega, en el que se compararon los resultados entre dos unidades de obstetricia y se ultimó que los costes totales por estancia fueron significativamente más bajos en el unidad de cuidados obstétricos llevados a cabo por matronas12. Asimismo, Ryan et al., en el Reino Unido manifestaron que la ampliación de los servicios donde están incluidas matronas puede ser un medio para reducir los costes en comparación con el modelo que no contempla a estas profesionales en las unidades de obstetricia y ginecología, ofreciendo a la vez que una mejor relación costo-efectividad, una alternativa segura y satisfactoria.

La calidad en la atención humanizada de las matronas en el nacimiento así como en el período de puerperio se confirma también en una revisión sistemática Cochrane de 2010. En Razurel et al., se concluye que las intervenciones llevadas a cabo por matronas en el postparto mejoran las actitudes y los conocimientos de las mujeres, teniendo efectos beneficiosos en la madre y su hijo así como en la prevención de la depresión puerperal.

Por último y en relación con lo hasta ahora descrito, concluimos con tres revisiones sistemáticas que proyectan la necesidad de implantar nuevos sistemas de atención en lo referente a continuidad de cuidados y a la atención integral de la mujer, apuntando a modelos de trabajo donde se ubiquen las matronas en los puestos de trabajo de Enfermería Obstétrica y Ginecológica.

OBJETIVOS

◦Definir los puestos de trabajo de enfermería obstétrico-ginecológica de las áreas de salud del Servicio Murciano de Salud.

◦Identificar y cuantificar los puestos de enfermería obstétrico ginecológica están ocupados por enfermeras especialistas en obstetricia y ginecología (Matrona).

Accede al texto completo. ESTUDIO_DE_LA_OCUPACIÓN_DE_LOS_PUESTOS_DE_ENFERMERAS_ESP ECIALISTAS_EN_OBSTETRICIA_Y_GINECOLOGÍA .

© Colegio de Enfermería de Murcia - C/ Cayuelas, 2 - Entlo. 30009 Murcia - Tel: 968 274 010 Fax: 968 293 609
Delegación en Cartagena, C/ Pintor Portela, 6 1º C - 30203 Cartagena - Tel: 968 274 010 - Fax: 968 293 609