El Colegio aporta siete puntos vitales para enfermería en la Comisión de Reactivación Económica y Social tras el imapcto COVID-19 en la Región de Murcia

APORTACIONES DEL COLEGIO OFICIAL DE ENFERMERÍA DE LA REGIÓN DE MURCIA A LA COMISIÓN ESPECIAL DE ESTUDIO SOBRE EL PLAN DE REACTIVACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL Y DE EVALUACIÓN DEL IMPACTO DEL COVID EN LA REGIÓN DE MURCIA

I.- Antecedentes

El Sistema Sanitario español presenta problemas estructurales y organizativos que, debido a la situación de riesgo y alarma provocada por la pandemia de coronavirus, se han visto agravados en los últimos meses mostrando su vulnerabilidad, hecho éste que repercute en la seguridad de los profesionales y en calidad de la atención a los pacientes.

Respecto a nuestros profesionales sanitarios, las enfermeras y enfermeros han demostrado, una vez más, su entrega y dedicación, convirtiéndose en barrera de defensa contra la pandemia del COVID19. El compromiso de los profesionales de la Enfermería de “Proteger la salud de las personas y garantizar la seguridad de los pacientes a lo largo de toda su vida, desde una práctica profesional, ética, autónoma y competente”, ha quedado patente día a día y ha recibido el reconocimiento de la sociedad. Un reconocimiento que agradecemos y que ha servido de gran apoyo a todos nuestros compañeros y compañeras. Por ello, nuestra gratitud más sincera a la sociedad murciana.

Sin embargo, la situación vivida y en la que nos encontramos nos muestra una realidad en la que la sociedad actual presenta una demanda de servicios sanitarios y sociales propios de comunidades modernas donde el aumento de las expectativas de vida de las personas es cada vez mayor. Fruto de ello también, es la aparición de un aumento importante de pacientes crónicos, con múltiples patologías y que requieren no solo cuidados curativos sino también asistenciales y sociales que permitan el seguimiento y la prevención.

Esta grave crisis ha puesto de manifiesto así mismo que nos encontramos ante un escenario que reclama soluciones urgentes. Es muy necesario coordinar recursos y dirigirlos hacia un modelo sanitario orientado hacia el paciente, con una atención integral que ofrezca servicios destinados a hacer frente a la cronicidad y la atención sociosanitaria.

Las enfermeras y enfermeros deben ser, sin lugar a dudas, agentes necesarios en este proceso de cambio. Por sus conocimientos, habilidades y profesionalidad es indispensable que en los procesos de reactivación y de introducción de nuevos modelos asistenciales esté presente el criterio enfermero.

Desde el Colegio Oficial de Enfermería de la Región de Murcia presentamos las siguientes iniciativas y reclamaciones que esperamos sean tenidas en cuenta para la reactivación de nuestra comunidad autónoma.

II.- Propuestas

1ª.- Planificación de los recursos humanos

Es indispensable adecuar los recursos humanos a las necesidades planteadas por la sociedad. Se hace necesario un aumento de las plantillas. España, con una ratio de 6 enfermeras por cada 1.000 habitantes, es uno de los países de nuestro entorno con la ratio más baja. En Europa nos encontramos estadísticas de Eurostat, de la OCDE o de la propia OMS, que sitúan la ratio media en torno a 8/9 enfermeras por cada 1.000 habitantes.

Sin embargo, entre CCAA aparecen grandes diferencias que son incomprensibles. Mientras Navarra cuenta con 8.6 enfermeras por cada 1.000 habitantes, la Comunidad Autónoma de Murcia tenemos 4,6 por cada 1.000 habitantes. Este déficit va en detrimento de los servicios que se pueden ofrecer a los ciudadanos y de la seguridad en la atención sanitaria.  La revisión de los recursos humanos es prioritaria si queremos dar la atención que el ciudadano merece. España necesitaría contratar al menos 130.000 profesionales para poder dar una asistencia similar a la de otros países de la UE.

2ª.- Deficiencias en Atención Primaria

Consecuencia derivada de la situación descrita con anterioridad, uno de los grandes problemas a los que se enfrenta la Sanidad española en general y la murciana en particular, es la falta de profesionales de Enfermería en Atención Primaria.

Según la Consejería de Salud, la Región de Murcia cuenta en la actualidad con 1.190 enfermeras en Atención Primaria, mientras que el número de facultativos asciende a 1.790, esto supone una proporción de 66 enfermeras por cada 100 médicos de Atención Primaria, un porcentaje alejado del 1/1 que reclama el Colegio de Enfermería de la Región y que es el mínimo recomendable por los organismos internacionales de salud. Estas cifras muestran un desequilibrio del 33,51% en la plantilla de enfermería Atención Primaria.

Debemos potenciar el papel de las enfermerasen la Atención Primaria, en la atención especializada de Enfermería Familiar y Comunitaria. El papel de la enfermera de Atención Primaria debe ser fundamental no solo en materia de prevención sino en la vigilancia epidemiológica, contribuyendo en la detección precoz y el seguimiento de casos. Se requiere de profesionales que realicen una atención y un seguimiento a través de nuestros Centros de Salud y, en su caso, a través de la visita domiciliaria, ante posibles rebrotes de esta pandemia y otras situaciones que pueden poner en riesgo la seguridad y la vida de las personas. La enfermera debe participar activamente en todas esas funciones descritas y también en la indicación de pruebas diagnósticas, pero si no aumentan los profesionales contratados no se puede hacer frente a todos los ámbitos de actuación.

3ª.-Desarrollo de las especialidades de Enfermería y reconocimiento de la categoría profesional

Hace ya más de 30 años desde que se reguló en el ámbito de las especialidades de Enfermería. El último Real Decreto data de 2005, en el que se incluyeron 7 especialidades enfermera, 6 de ellas se han podido desarrollar, pero no plenamente. Urge culminar este proceso y la creación de las correspondientes categorías profesionales, así como catalogar los puestos de trabajopara que las enfermeras y enfermeros puedan ocupar una plaza de especialista, pues seguimos a día de hoy sin plazas específicas en las que incorporar a dichos profesionales. Paralelamente, es imprescindible adecuar las bolsas de trabajo y los baremos a la implantación de esta catalogación.

Por otra parte, doce años después de la incorporación de España al Espacio Europeo de Educación Superior (el llamado Plan Bolonia), por el que se extinguieron las antiguas licenciaturas y diplomaturas, todavía el personal sanitario sigue atado a las antiguas categorías funcionariales A1, equivalente a licenciado, y A2, diplomado.  El Ilustre Colegio de Enfermería de la Región de Murcia solicita la eliminación de estos subgrupos, basándose en
que es un compromiso reflejado en el Pacto por la Sostenibilidad y Calidad del Sistema Nacional de Salud, acordado en 2013 con el Ministerio de Sanidad, pero hasta la fecha las diferentes administraciones sanitarias públicas siguen haciendo oídos sordos a esta justa reivindicación. Además, en la disposición tercera del Estatuto Básico del Empleado Público se establece que se mantenga la división de los subgrupos A1 y A2, de manera transitoria, hasta la generalización de la implantación de los nuevos títulos universitarios, algo que ya ha sucedido, por lo que se tendría que acabar ya con esta diferenciación entre profesionales. Esta reclamación trasciende el ámbito de la mera retribución económica ya que supone una clara discriminación en aspectos como el acceso a puestos directivos, grupos de investigación o convocatorias de acceso a puestos públicos.

4ª Plena implantación de la Enfermería Escolar

La enfermera escolar es un agente importante en el centro educativo. Países de todo el mundo han institucionalizado su función para mejorar el acompañamiento de los niños en edad escolar y la educación para la salud de todos. Los programas de actualización de los conocimientos de los profesionales son clave para capacitar la enfermera que va a desarrollar sus funciones en el centro escolar y desarrollarla profesionalmente.

La Enfermera Escolar por tanto no es una figura novedosa sino que,  están presentes en el centro educativo durante todo el horario escolar desarrollando las siguientes funciones:

  • Asistencial: Engloba las acciones más directamente relacionadas con la atención, tratamiento y rehabilitación de la salud del alumno.
  • Docente: Instrumento prioritario en la promoción de la salud y la adquisición de habilidades y hábitos saludables.
  • Administrativa y de gestión: Sobre todos los aspectos de gestión del proceso de atención, recopilación y almacenamiento de la información referente a los alumnos y dotación al Servicio de Enfermería de los recursos materiales necesarios y su reposición.
  • Investigadora: Es indispensable para el desarrollo profesional de la Enfermería y para una calidad en la atención que proporcionamos a la sociedad.

La evidencia científica en torno a la pertinencia de la enfermera escolar es amplísima, encontrando más de 800 estudios que avalan, justifican y recomiendan de manera contundente la presencia de una enfermera en centro escolar. Las enfermeras escolares desempeñan oficialmente sus funciones en muchos países de la Unión Europea y del resto del mundo desde hace décadas y su figura está institucionalizada en todos los colegios de Educación Especial.

Actualmente, la Enfermera Escolar se está introduciendo paulatinamente en nuestra Región pero consideramos que debe hacerse de una manera más generalizada en los centros escolares, ofreciendo un servicio que resulta imprescindible tanto desde el punto de vista de la prevención como del seguimiento de los menores.

5ª.-Enfermeras en puestos de gerencia

Los gerentes y responsable de servicios de salud son responsables de la prestación eficiente y eficaz de los servicios de salud a la población. Esto puede implicar la gestión del funcionamiento de hospitales, centros de salud y servicios generales de salud. Es probable que se encarguen de la gestión de proyectos y recursos, incluyendo personal, financiación, equipos y edificios. El perfil profesional que se requiere para realizar estas funciones sería el de profesionales capaces de:

  • Adaptarse a diferentes situaciones y desafíos.
  • Trabajar bien bajo una presión considerable.
  • Establecer buenas relaciones con una amplia gama de personas.
  • Gestionar contactos, recursos y proyectos.
  • Tomar decisiones informadas y asumir la responsabilidad sobre estas.
  • Resolver problemas y entregar resultados.
  • Priorizar tareas.
  • Negociar e influir en las opiniones de la gente.
  • Realizar muchos tipos diferentes de tareas unas detrás de otras.
  • Demostrar determinación, motivación y compromiso.
  • Gestionar cambios e imprevistos.

Y se les presupone:

  • Habilidades de liderazgo.
  • Excelentes habilidades de organización y de planificación.
  • Fuertes habilidades de comunicación verbal y escrita.
  • Fuertes habilidades numéricas y la capacidad de analizar datos financieros.
  • Conocerse bien y creer en uno mismo.
  • Ganas de mejorar continuamente.
  • Habilidades de planificación financiera.
  • Competencias en TIC, para el análisis de información, la elaboración de informes o la gestión de presupuestos, por ejemplo.

Todos estos requisitos los cubren ampliamente muchas de las enfermeras y enfermeros de nuestra Región, por lo que desde el Ilustre Colegio Oficial de Enfermeria de la Región de Murcia, reclamamos mayor presencia y responsabilidad de enfermeras en puestos de gerencia de centros en nuestra comunidad autónoma. Es necesario incorporar la figura enfermera en los diferentes organigramas de las Administraciones a nivel estatal y autonómico, con capacidad ejecutiva en materia de salud.

6ª.-Salarios y condiciones de trabajo dignos

El reconocimiento del trabajo, el sacrificio y la entrega de los profesionales de la Enfermería debe estar recogido también en sus condiciones laborales y en sus salarios. Estos profesionales son merecedores de estabilidad y seguridad. La interinidad y precariedad de los contratos (por horas, por días….), crea una situación de inestabilidad y de estrés en los profesionales que, lógicamente, repercute también en su salud .

Resultado de la última crisis económica vivida en nuestro país, el colectivo enfermero agrupa a los profesionales sanitarios que más han sufrido el paro, la escasez de plantillas es una clara muestra de ello. El Colegio de Enfermería considera irrenunciable el aumento de los contratos en condiciones dignas y fomentando la estabilidad en el empleo. Se deben promover los concursos de contratación y de traslado.

Además, teniendo en cuenta que la profesión enfermera tiene una alta tasa de feminización (84% de los 315.000 profesionales de este colectivo son mujeres), es preciso incorporar medidas reales que favorezcan la conciliación de la vida laboral y familiar.

7ª.- Cumplimiento de la ley respecto a la Colegiación Obligatoria

El fin último de la exigencia de la colegiación obligatoria es, sin duda alguna, el cumplimiento de la Ley. Solo de esta manera se ofrecen garantías de interés general en la prestación de servicios en un sector profesional tan necesario como es el de la Enfermería. Con ello se garantiza la igualdad en el ejercicio de los derechos y deberes constitucionales en todo el territorio del Estado. Además, los ciudadanos tienen la seguridad de que el profesional que está prestando ese servicio tiene la formación necesaria y requerida por la Ley, se evita así el intrusismo profesional y se evita poner en riesgo la salud de las personas. Esta reclamación por parte del Colegio de Enfermería de Murcia, (nuestra Comunidad Autónoma es la única del territorio español en el que no se exige la colegiación), tiene una argumentación jurídica y no obedece a criterios caprichosos:

Así pues, La exigencia de la determinación de la colegiación obligatoria corresponde al ESTADO. Esa competencia deriva del art. 149.1.18 de la Constitución Española.

-El Estado ha ejercido esas competencias exclusivas, de tal manera que ha previsto la sujeción a colegiación de determinadas profesiones tituladas. Esa exigencia fue establecida en art. 3.2 de la Ley 2/1974 de 13 de febrero de Colegios Profesionales, reformada por la Ley 25/2009 de 22 de diciembre, en virtud de la cual, constituyen REQUISITOS INDISPENSABLES, para el ejercicio de la profesión de Enfermería:

a) Estar en posesión de la Titulación requerida, y

b) Hallarse incorporado al correspondiente Colegio Oficial de Enfermería, cuando así lo establezca la Ley Estatal.

-La Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, en su artículo 5.1 a), exige una atención sanitaria acorde al estado de desarrollo de los conocimientos científicos de cada momento y con los niveles de calidad y seguridad exigibles por Ley o por disposiciones de los Códigos deontológicos aplicables, de tal manera que la misión del control de la práctica profesional, formación continua, etc, es una función propia e intransferible de los Colegios Profesionales.

-La normativa estatal NO exceptúa a los empleados públicos de la necesidad de colegiación. Tampoco pueden las CCAA introducir excepciones (aunque sea acotada o limitada) a la exigencia obligatoria de la colegiación.

-El Real Decreto 1231/2001, de 8 de noviembre, por el que se aprueban los Estatutos Generales de la Organización Colegial de

Enfermería de España, regulan el ejercicio de la profesión enfermera en los mismos términos que los expuestos en la Ley de Colegios Profesionales; concretamente, en su artículo 7, cita “…es requisito indispensable para el ejercicio de la profesión de enfermería …hallarse incorporado al Colegio Oficial de Enfermería…”

-Por su parte, las Comunidades Autónomas NO pueden introducir excepciones a la exigencia de colegiación, pues la facultad legislativa que es delegada, no permite que se acote, y mucho menos que sea contradictoria a la normativa estatal.

-En el caso de la Comunidad Autónoma de Murcia, la regulación sobre los Colegios Profesionales en la Región de Murcia, se acometió mediante la Ley 6/1999, de 4 de noviembre, estableciendo en su art. 6.2 que “es requisito indispensable para el ejercicio de las profesiones colegiadas, la incorporación al colegio en cuyo ámbito territorial se pretenda ejercerla.

III.- Conclusiones

Resulta necesario y prioritario coordinar los recursos existentes hacia un modelo sanitario nuevo y orientado hacia atención sociosanitaria del paciente, siguiendo las necesidades asistenciales que plantean las sociedades actuales y creando los puestos de trabajo que reclaman los ciudadanos y que son los que pueden ofrecer las garantías necesarias.

Los profesionales de la Enfermería, y así lo han demostrado siempre, son el primer eslabón en la atención a las personas. Parece justo que la profesionalidad y el buen hacer de los trabajadores de la Enfermería se vea correspondido con contratos suficientes y con las condiciones de dignidad y estabilidad que se merecen las enfermeras y los enfermeros a quienes, además, se debe promocionar hacia puestos directivos y de gerencia en los que pueden desarrollar una importante labor administrativa.

Nuestros profesionales son pieza fundamental del Sistema de Salud español y, por su formación y conocimiento, son imprescindibles para promoverla salud integral y el bienestar de las personas, en definitiva, para avanzar hacia un modelo centrado en los pacientes crónicos, en la potenciación de la educación y la prevención así como, el seguimiento y control.

Desde el Colegio Oficial de Enfermería de la Región de Murcia instamos a todos los grupos parlamentarios a que sea tenida en cuenta la realidad a la que se enfrentan nuestros profesionales de la Enfermería y nos ponemos a su disposición para colaborar en todas aquellas iniciativas que puedan redundar en la mejora de nuestro sector y de la sanidad y la salud pública.

El Colegio aporta siete puntos vitales para enfermería en la Comisión de Reactivación Económica y Social tras el imapcto COVID-19 en la Región de Murcia
Scroll hacia arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies