Crece un 11% las enfermeras que se van a inmunizar frente a la gripe este año y la mitad muestra cautela respecto a la futura vacuna del COVID-19

Si el 15,5% de profesionales indecisas apuesta por inmunizarse esta temporada se podría lograr una histórica cifra de vacunación del 83% entre las enfermeras españolas. Así lo refleja la macroencuesta realizada por el Consejo General de Enfermería.  La mitad de las enfermeras encuestadas aseguran que la actual situación de pandemia va a influir en su decisión a favor de vacunarse este año.  Las enfermeras de centros escolares o residencias son las menos propensas a la vacunación, mientras que el rechazo es mínimo en los centros de Atención Primaria.  Por CC.AA., en la última campaña las enfermeras de Navarra, Galicia, Cantabria y Murcia registraron las tasas más altas de vacunación, mientras que las más bajas se encuentran en Baleares, Melilla, País Vasco y Cataluña. Respecto a la futura vacuna frente al COVID-19, tres de cada diez enfermeras están convencidas de vacunarse cuando esté disponible y cinco de cada diez están a la espera de los datos de efectividad y posibles efectos secundarios para tomar su decisión.
 Casi 8.500 enfermeras de toda España han respondido a la encuesta sobre actitudes frente a la vacunación contra la gripe en tiempos de COVID-19 y casi siete de cada diez -67,7%- confirman que tienen la intención de vacunarse frente a la gripe esta temporada. Representan un 10% más que las que manifiestan que lo hicieron el año pasado, cuando la pandemia de coronavirus no había irrumpido en nuestro país. Un 15,5% se muestran indecisas frente a si inmunizarse o no y, si la balanza se inclinase a favor de la vacunación se lograría una histórica tasa del 83%. El Ministerio de Sanidad y el Consejo General de Enfermería instan encarecidamente a todas las enfermeras y enfermeros españoles a vacunarse frente a la gripe estacional para no mermar el ya de por sí insuficiente número de profesionales sanitarios que lucha contra la pandemia, ni saturar las UCIs y otros servicios hospitalarios con casos graves de gripe común. El estudio refleja que las enfermeras de CC.AA. como Navarra, Galicia, Cantabria y Murcia son las que más se vacunaron el año pasado, mientras que las tasas son más bajas en Baleares, Melilla, País Vasco o Cataluña. En función del ámbito de trabajo de las enfermeras, nueve de cada diez enfermeras que trabajan en Atención Primaria se han vacunado alguna vez frente a la gripe y lo mismo ocurre con el 78% de las enfermeras de empresa o de hospital. Sin embargo, en centros sociosanitarios y de enseñanza este índice es algo más bajo. Otro de los datos que arroja esta investigación es que apenas el 20 por ciento de las enfermeras no se ha vacunado nunca, principalmente por albergar dudas sobre su eficacia, no considerarse personal de riesgo o miedo a los efectos secundarios.
“Sumidos en esta segunda ola de pandemia por coronavirus, consideramos que resulta fundamental que la mayor parte de los profesionales sanitarios se inmunice frente a la gripe. Las enfermeras tienen tasas más altas que otros profesionales, pero celebramos que la intención de hacerlo este año sea la tendencia generalizada, según han declarado en esta encuesta. Somos personal de riesgo y no podemos permitirnos enfermar en estas circunstancias ni que la población sature aún más los hospitales. Hacemos un llamamiento a las enfermeras indecisas para que apuesten por vacunarse”, explica Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería. Salvar vidas Por su parte, José Antonio Forcada, presidente de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas (Anenvac), asegura que “parece que se está mejorando mucho la concienciación de las enfermeras en cuanto a la vacunación como mecanismo para proteger a las personas más vulnerables. Espero que esta tendencia no sea algo puntual, exclusivo de este año que estamos con la pandemia, sino que se mantenga durante muchos años más y se establezca una cultura para que nos vacunemos y no sólo frente a la gripe sino frente a todas aquellas enfermedades para las que hay vacunas, de las que tenemos que estar protegidas las enfermeras y de las que debemos evitar ser transmisoras. Tenemos que concienciarnos mucho de que en cada visita con un paciente hay que evaluar su estado vacunal y hacer las recomendaciones necesarias en cada persona. Esto es algo que tenemos que hacer a lo largo de todo el año, no sólo ahora con la gripe. Las enfermeras somos los agentes de salud que mejor podemos transmitir esta información; ésta es una parte muy importante de nuestra labor de educación sanitaria y es que vacunando a las personas estamos salvando vidas”. Si bien, existe un amplio grado de acuerdo en recomendar la vacuna por sus beneficios e importancia para proteger a pacientes de riesgo y evitar el contagio del personal en su trabajo, ese consenso se rompe cuando se trata de valorar la obligatoriedad de la vacuna para los trabajadores de centros sanitarios En la mayoría de centros de trabajo (79,1%) se realiza campaña de información y difusión de la vacunación profesional, con mayor preferencia se usan canales online seguido de información por parte del personal interno. Aun así, todavía el 20,9% de los centros no participa en esta campaña. Es fundamental que en las campañas de vacunación se ofrezca la información relativa a los posibles efectos secundarios y a la efectividad de la vacuna, para que los profesionales sanitarios disipen sus dudas y puedan tomar una decisión al respecto. José Luis Cobos, vicesecretario general del Consejo General de Enfermería, que ha presentado el estudio, afirma que “debería facilitarse al máximo la vacunación en los servicios y centros de trabajo del personal sanitario. Esto incide positivamente en las tasas de vacunación al igual que ofrecer más información y formación a los profesionales durante la campaña de vacunación frente a la gripe. Cuanto mayor es la información que recibe el profesional, más elevada es la tasa de inmunización entre nuestro colectivo. En este sentido, es muy importante que tanto enfermeras del ámbito sociosanitario como educativo tengan este acceso en sus centros de trabajo sin que tengan que trasladarse, por ejemplo, a centros de Atención Primaria. De esta forma estamos convencidos de que aumentaremos la tasa de vacunación en estos ámbitos”.
La encuesta también ha indagado en la percepción de las vacunas contra el coronavirus, actualmente en fase de ensayo clínico. El 33,5% de las enfermeras tiene claro que se vacunarán cuando esté finalizada y disponible la vacuna. Casi un 51% de las encuestadas muestra más cautela y afirma que esperará a conocer más datos sobre la efectividad y los efectos secundarios de las vacunas en estudio. Pérez Raya asegura que “parece lógico que las enfermeras estén a la expectativa de conocer en detalle los resultados de los ensayos clínicos para tomar una decisión. Más adelante, cuando se confirme la efectividad de la vacuna volveremos a preguntar por ello. La inmunización contra el coronavirus es una herramienta clave para poder superar esta emergencia sanitaria que ha paralizado el mundo. Las enfermeras confían en las vacunas”.
Crece un 11% las enfermeras que se van a inmunizar frente a la gripe este año y la mitad muestra cautela respecto a la futura vacuna del COVID-19
Scroll hacia arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies